Casi todo lo que encuentro en internet sobre Lee Miller me dice que su padre le hizo fotografías desnuda, cuando era una niña, que un familiar (y puede que su padre también) la violó, que un anuncio de compresas consiguió acabar con su carrera de modelo, que se fue a París donde casi obligó a Man Ray para que la aceptara como ayudante -y a la larga se convirtió en su musa y amante-, y que acabó su vida alcoholizada y preparando postres eróticos. Así, sin respirar, en general; luego, o más bien antes, hubo más de ella, que también existe y también se comenta y se constata. Aunque menos.

 

Al seguir buscando, encontraba más fotografías de ella; pero era ella la que salía, como modelo, como guapa o como objeto. Buscando más, resultó que era fotógrafa, a parte.
Aquí me quedo. Sólo detalles de que su mano también usaba el obturador. La liberación de París, los campos de concentración, el horror.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Muchos maridos escritores no sabían escribir y sus mujeres se ocupaban de ello. Normalmente, los actores de Hollywood no tenían que acostarse con los productores. A la mitad de Robert Capa, Gerda Taro, le pasó un tanque por encima, pero Endre Ernő Friedmann -la otra mitad- siguió siendo Capa.

 

 

Lee Miller fue guapa, y después una borracha que hacía tartas pornográficas.

 

Lee Miller (masdearte)

Lee Miller (Patricia Rodríguez-El País)

Lee Miller (Eva Güimil-El País)

Lee Miller (Nuria Luis-Vogue)

Lee Miller (E.J.Rodríguez-Jotdown)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.